martes, 25 de diciembre de 2007

Videos y Links


Documental sobre Malvinas - Alerta Roja -

Las 24 Horas por Malvinas -

Conflicto Malvinas
Pagina dedicada a los caidos en Malvinas 1982

VIDEOS SOBRE MALVINAS
SitiosArgentina.com.ar
http://www.sitiosargentina.com.ar/notas/2007/abril/videos-guerra-malvinas.htm

Padrón de Veteranos de Guerra
http://www.bienejer.mil.ar/vvg/padron.php

Archivo General de la Nación – Republica Argentina
La soberanía argentina sobre las Islas Malvinas: Algunos de los documentos (transcripción) conservados en el Archivo General de la Nación.
http://www.mininterior.gov.ar/agn/escuela_malvinas.asp

Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas – Argentina -
http://heroesdemalvinas.org.ar/museodeheroes/inicio/

Cementerio Argentino en Malvinas – Darwin -
http://www.cementerioargentino.com/principal.htm

Islas Malvinas online
Audio sobre la Guerra de Malvinas

http://www.malvinasonline.com.ar/g82/g82audio.php

Malvinas 25 años
Interesante presentación multimedia realizada por el diario
Clarin
http://www.clarin.com/diario/2007/04/02/conexiones/malvinas07.html

Pagina de la Asociacion Amigos del Crucero A.R.A Gral. Belgrano
http://www.crube.com.ar/

Museo Nacional de Malvinas - Oliva - Córdoba
http://www.museomalvinas.com.ar/

"Festival de la Solidaridad Latinoamericana"
El 16 de mayo de 1982, en Obras Sanitarias. Un doble propósito lo guía: ratificar una voluntad de paz, y prestar algún tipo de ayuda a las necesidades de los jóvenes acantonados en el sur, amigos, hermanos, compañeros de los 60.000 chicos y chicas que se acercan a Obras para colaborar con pullovers, pañuelos, cigarrillos, ropa de abrigo, etc.
http://www.taringa.net/posts/videos/959716/Festival-de-la-Solidaridad-(1982).html


MINISTERIO DEL INTERIOR - LISTADO DE VETERANOS
http://www.mindef.gov.ar/index.asp

lunes, 24 de diciembre de 2007

Las Donaciones

APORTES PARA EL FONDO PATRIOTICO
Desde la localidad de Hernando y Perdices (Pcia de Córdoba), a travez de la firma comercial "Las Perdices Ferias" un 22 de mayo de 1982 se llevo a cabo un remate a beneficio del "Fondo Patriotico" y a su vez hubo personas que realizaron aportes en efectivo.
El importe depositado en la cuenta dle Fondo Patriotico en Banco Nación fue de $ 69.784.098.-
Las personas que realizaron las donaciones fueron las siguientes:
en Hacienda Vacuna (novillos-vacas-yeguas-vaquillonas):
ADAMOS HNOS 12 cabezas; AVALIS ELSO M. 2 cabezas; AVALIS,ALBERTO 2 cabezas; CAVIGLIASSO MIGUEL 2 cabezas; CAVIGLIASSO JUAN ALEJANDRO 4 Cabezas; CAVIGLIASSO NORBERTO Y RAUL 2 cabezas; CHESTA HNOS 5 cabezas; CHESTA ALDO B. 1 cabeza; ESTABLECIMIENTO IGARZOLA SA. 5 cabezas; ENRRICCI HNOS 12 cabezas;FALCO JOSE P.e HIJOS 11 cabezas; FERNANDEZ HIGUERAS JULIO A. 4 cabezas; NOVAIRA HECTOR Y OSCAR 5 cabezas; PRIMO ABRAHAN A. 2 cabezas; RIBOTTA ALDO A. 5 cabezas; ROCCA RAUL ERNESTO 1 Cabeza; ESCOBAR JUAN 8 cabezas; ROCCA RAUL ERNESTO 3 cabezas; MAZZINA RICARDO ANTONIO 2 cabezas; SEIA SIDERLEY 1 cabeza; GIRAUDO CELIO 4 cerdos; BONETTO CELIO JUAN 1 cabeza; LUCERO DANIEL RICARDO 6 Cabezas; IMBERTI ELDO JOSE 1 cabeza.
Contribuciones realizadas en efectivo:
CLEOTILDE,RAUL, Y GUSTAVO TORRES $ 2.000.000.-
VICTOR LORENZO TORRE $ 1.000.000.-
CARLOS Y DANIEL TORRE $ 1.000.000.-
LAS PERDICES FERIAS $ 15.757.446.-
AMIONES OMAR Y HECTOR $ 500.000.-
LEONEL AGUSTIN SARU $ 562.800.-

En este evento realizado colaboraron las siguientes personas también: Personal de Reseros y Oficios Varios y personal administrativos de Las Perdices Ferias. Imprenta Perucca; Municipalidad de las Perdices; Hector Perticarari; Mario Paniatti y transportista de Hacienda Vacuna.

Esta información fue cedida por el señor Oscar Novaira que era integrante de la firma comercial Las Perdices Ferias.


LAS DONACIONES DEL PUEBLO

Las donaciones no se usaron para reforzar el armamento ni para proteger a los soldados del hambre y del frío. Los fondos fueron transferidos a cuentas de las Fuerzas Armadas. El oro se fundió y se subastó, pero hubo personas que reclamaron su devolución. Las bufandas terminaron en la basura.

Por Pablo Calvo

Un militar, el vicecomodoro Juan Carlos Rogani, lo afirma sin pudor: "Se decidió que los objetos sin valor comercial fueran a la basura. Las cartas, los cuadritos, las bufandas no eran vitales, tendrían Prioridad Número 100. Despachar un Hércules para llevar esas cositas no valía la pena, no justificaba el costo de la operación". Una de las abuelas más generosas que tuvo la colecta por Malvinas, Blanca Celia Ortiz de Cogorno, suelta su pena: "Me sentí burlada, los alimentos y el abrigo que mandamos a los pobres muchachos que se morían de hambre y frío nunca llegaron a las islas". Manuel Solanet, el hombre que manejó las finanzas de la guerra, le pone fin a un secreto de Estado: "La recaudación definitiva en donaciones fue de 54 millones de dólares, casi el doble de lo que demandó la movilización de tropas por la ocupación de las islas, que costó 29 millones de dólares. Sin embargo, ese total apenas hubiera alcanzado para comprar un avión Mirage".

Documentos inéditos permiten reconstruir la ruta del oro que se juntó gracias a la ayuda de la sociedad. Se hicieron lingotes para subasta, pero fue demasiado tarde: la orden escrita para la fundición del material —que Clarín publica hoy— está fechada el 14 de junio de 1982, el día de la rendición ante las tropas británicas.

Son voces de la historia que por la edad de los protagonistas, la destrucción de archivos que ejecutó la dictadura y el silencio que amuralló las explicaciones sobre la derrota en la guerra iban camino al olvido, pero que el Equipo de Investigación intenta recuperar ahora, a 23 años del desembarco argentino en las Malvinas, que permitió recuperar la soberanía de las islas durante 74 días.

El 2 de abril de 1982 no sólo flameó la Bandera argentina en el territorio austral ocupado por los ingleses desde 1833. Despertó además una impresionante demostración de solidaridad de la gente, que se sacó los anillos, tejió medias y pulóveres, escribió mensajes de aliento y puso sus ahorros a disposición de la guerra. Fue la mayor colecta de la historia argentina. Astor Piazzolla donó un bandoneón. Juan Manuel Fangio y Carlos Monzón compraron entradas para eventos benéficos. Guillermo Vilas no jugó en Wimbledon y puso 200 millones de pesos (2 mil dólares). Mirtha Legrand organizó un desfile con Moria Casán y Susana Giménez como estrellas principales. Fillol, Olguín, Galván, Passarella y Tarantini; Ardiles, Gallego y Maradona; Bertoni, Ramón Díaz y Kempes donaron la recaudación completa de un partido de la Selección. León Gieco, Charly García y Luis Alberto Spinetta juntaron 50 camiones de abrigos y alimentos en el Festival de la Solidaridad. Fueron tres meses de donaciones continuas. Hasta en las escuelas se colocaron urnas, vedadas por entonces a la participación electoral.

Pero el esfuerzo colectivo chocó contra lo incomprensible: los víveres no llegaron a tiempo a los soldados congelados en las trincheras. La confianza de la gente quedó herida para siempre.

No hubo sanciones, nunca se encontraron irregularidades burocráticas en la utilización de esos fondos y ningún funcionario fue imputado por delito alguno. Lo dijo la Fiscalía Nacional de Investigaciones Administrativas en 1988. Y fue la única averiguación que realizaron las instituciones de la democracia, con seis años de demora y en base a la denuncia de una fundación —Héroes de Malvinas— que ni siquiera tenía personería jurídica. Aflora la inquietud: ¿fue aquello una operación limpia o un saqueo a la buena fe? ¿Hubo una adecuada rendición de cuentas por parte de las Fuerzas Armadas? ¿Cómo fallaron los jueces que, luego de la guerra, recibieron pedidos de restitución de donaciones?

Manuel Solanet fue el secretario de Hacienda entre 1981 y 1982, número dos del ministro de Economía, Roberto Alemann, y responsable de las finanzas de la guerra. Se había jurado guardar silencio durante 25 años, un plazo que algunos países consideran razonable para revisar momentos especiales de su historia. Pasaron 23 años, Clarín igual lo fue a buscar, y Solanet habló: "No es difícil convocar a teorías conspirativas, pero, en este caso, hubo un registro y una cuidadosa contabilidad de todas las donaciones recibidas y un detalle de los destinos del dinero: los tres comandos militares y la gobernación de Malvinas. Ahora, cómo lo gastaron las Fuerzas Armadas es una contabilidad que yo no he visto, aunque lo deben tener registrado".
El Ejército, por toda explicación, difundió un comunicado en agosto de 1982, donde afirmaba que, de los 139 mil millones de pesos que recibió, el 53 por ciento fue destinado a medicamentos y equipamiento hospitalario, el 23 por ciento se usó para la compra de repuestos para equipos de combate y el 24 por ciento restante fue para la compra de combustible, calentadores y vestuario especial.La conversación con Solanet se realizó en un edificio de Retiro, equidistante del Monumento a los caídos en la guerra de Malvinas y de la Torre de los Ingleses. Sobre la mesa, Solanet apoyó los documentos, en su mayoría inéditos, que permiten conocer nuevas precisiones sobre una etapa histórica relatada hasta hoy en forma incompleta (ver Las nuevas pruebas...).Por teléfono aceptaron hablar el vicecomodoro Juan Carlos Rogani, gerente de Planeamiento y Control de Gestión de Argentina Televisora Color entre 1976 y 1983, y responsable de custodiar las donaciones de la gente al programa especial de televisión del 9 de mayo de 1982; y el general Gerardo Núñez, comandante de Intendencia del Ejército durante la guerra y pieza clave en la cadena de abastecimiento de las islas. Además, se recogieron testimonios de donantes que se sintieron defraudados y se tuvo acceso al expediente completo de la investigación que realizó la Fiscalía Nacional de Investigaciones Administrativas. El resultado del trabajo permite responder preguntas decisivas en esta historia:¿Qué pasó con el oro que donó la gente?Las piezas se fundieron en 73 lingotes en la Casa de Moneda. Pesaban 141 kilos. Con ellos, se hicieron subastas en el Banco Ciudad y el dinero resultante fue depositado en el Fondo Patriótico. Renato Vaschetti, un empresario vitivinícola de Rosario —ya fallecido—, fue el único que logró recuperar los tres kilos de oro que había donado. Su reclamo ante la Justicia se basaba en "los inciertos destinos" que tuvieron las donaciones. En mayo de 1984, le devolvieron las mismas barras que había entregado, con la inscripción de un banco suizo.¿Qué pasó con los abrigos tejidos por voluntarias?No llegaron a las islas. Según el vicecomodoro Rogani, los elementos "sin valor comercial" terminaron "en la basura", porque era muy caro y peligroso enviarlos a destino, sobre todo con la interrupción del puente aéreo con el continente por las acciones enemigas. Muchas prendas fueron desechadas porque su colorido "llamaría la atención del enemigo", explicó el general Núñez.En un informe de circulación restringida, Solanet explica que "ese tipo de esfuerzos ciudadanos constituía todo un problema para las Fuerzas Armadas. No había forma de hacer llegar a las tropas la inmensa cantidad de bufandas, comestibles y otros productos que el impulso patriótico generó en todo el país. Era extremadamente delicado no responder a los donantes cumpliendo con su deseo".¿Qué pasó con el dinero?Según la documentación, no reforzó el equipamiento militar ni protegió a los soldados del hambre y del frío. Los fondos fueron transferidos a cuentas de las Fuerzas Armadas y a la gobernación militar de las Malvinas. La Secretaría de Hacienda "no recibió información sobre las adquisiciones o gastos de guerra efectuados con las partidas giradas".Unos 5.000 millones de pesos llegaron a los comandos militares el 15 de junio de 1982, es decir, un día después de la rendición. El Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea tuvieron que devolver esa plata al Fondo Patriótico. Tras la derrota, el dinero fue destinado a la asistencia de los excombatientes y al pago de indemnizaciones. Con el retorno democrático, el remanente fue transferido a Rentas Generales, es decir que terminó diluido en el Presupuesto Nacional del año 1984.¿Qué pasó con los alimentos?Se prepararon medio millón de raciones, pero no llegaron a las trincheras. Fueron llevados en containers cerrados y custodiados hasta Comodoro Rivadavia, pero quedaron varados al costado de la pista de aterrizaje. No cruzaron a las islas porque ni los barcos de la Armada ni los aviones de la Fuerza Aérea los transportaron. Se dilapidó el esfuerzo de 35 mil voluntarios que trabajaron durante 9 días, sin descanso, para embalar la mercadería.
El general Núñez aseguró que las raciones "tenían guisos en lata, de sabor italiano; chocolates, calentadorcitos hechos en Fabricaciones Militares, pastillas de cloro para purificar el agua, hasta una botellita de whisky para contrarrestar el frío. Se hicieron pruebas tirando cajas de 12 raciones desde un avión Fiat, conocido como ''El Herculito'', en baldíos de José León Suárez, caían mejor en tierra que en los arroyos. Todo se logró en tiempo récord, pero no se coordinaron los envíos. ¿Y yo qué podía hacer? ¿Llevar todo en un bote de goma? Alguien dijo que un submarino atómico inglés merodeaba la zona para impedir el paso de los víveres". La torpeza haría el resto.Las nuevas pruebas de la ruta del dineroLos documentos que hoy salen a la luz permiten trazar un preciso recorrido del oro y el dinero donado en 1982. Es una ruta que no lleva a Malvinas:# El Fondo Patriótico fue creado por el presidente Galtieri, mediante el decreto 753, el 15 de abril de 1982. "Los fondos recaudados serán destinados a financiar gastos relacionados con la recuperación de las islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur", afirmaba el artículo 2.# Una nota al Banco de la Nación, del 30 de abril, ya dejaba traslucir la preocupación de Hacienda por eventuales desarreglos. Pedía que cada sucursal "confeccione una lista de donantes donde conste el nombre, domicilio, monto y fecha del depósito". Y explicaba que el control se veía "dificultado por la ilegibilidad de algunos duplicados de boletas de depósitos".# Un segundo decreto, el 953, del 5 de mayo, extendió la aceptación de donaciones "a bienes y valores que no sean sumas de dinero" para "la inmediata enajenación" y el depósito del "producido de las ventas".# El ministro de Interior, general Alfredo Saint Jean, recibió el 10 de mayo un pedido para que se controlara a los bancos receptores de las donaciones. "El depósito sólo podrá ser realizado si las administraciones provinciales o municipales establecieran mecanismos de control..."# La colecta se agiganta con la maratón televisiva que conducen los populares Pinky y Cacho Fontana por ATC, el canal que había creado la dictadura para transmitir en colores el Mundial de fútbol de 1978. Un memorándum reservado reveló detalles de una reunión en la que se dispuso qué hacer con las donaciones. Se les dio prioridad a los billetes, los cheques y las joyas. Ni se mencionan los abrigos o los alimentos que necesitaban los soldados.
# En un escrito del 12 de mayo, el ministro de Defensa, Amadeo Frúgoli, pidió que el monto global se dividiera por tres, para destinarlo "en forma equiproporcional entre las jurisdicciones 46, 47 y 48", es decir los comandos del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea.# El 20 de mayo el Ministerio de Economía hizo circular un detalle de lo recaudado. "Hasta ayer, el Banco Nación recibió 261 donaciones en joyas y monedas de oro, incluyendo relojes, valiosas medallas conmemorativas, collares, alianzas". Y consignó tres transferencias, por 55.402,1 millones de pesos a cada fuerza, más otra de 4.000 millones a la gobernación militar malvinense.# Para el 30 de julio del 82, el Banco Nación registraba 1.119 donaciones en oro y alhajas. "El día 14 de junio —señaló una nota oficial, sin reparar en que ese día se había perdido la guerra— comenzó en ese banco la clasificación de las alhajas recibidas y su envío a Casa de Moneda para su fundición, en lingotes de un kg, de todo aquello que constituye oro de chafalonía".# El retardo para que las donaciones se transformaran en ayuda a los soldados quedó confirmado en otro párrafo de ese documento: "El mismo día 14, el Banco Ciudad comenzó la subasta de todos los bienes que le transfiriera ATC". Era tarde.# La dictadura entró en picada y Reynaldo Bignone asumió la Presidencia en julio. El 8 de noviembre, con el decreto 1158, dispuso que el dinero fuera "a la atención de los gastos que demande el otorgamiento de indemnizaciones a los que, en el curso de las acciones bélicas, hayan resultado afectados psicofísicamente y a los familiares de las víctimas".Quedaba corporizado el desvío: la ayuda no llegó a tiempo a los soldados que peleaban por las islas y, ahora, la plata sólo servía para tratar de curar sus heridas."Sobrevivíamos a café instantáneo"En calidad de colimba clase 63, me llevaron a Malvinas en abril. Todo empezó más o menos bien: en el campamento que antes cobijaba al Royal Marine, atacábamos un aceptable guiso caliente alrededor de la morocha (carrito-cocina con chimenea).Pero, con el correr de los días, crecía el temor. Con largas arengas que metían miedo al amanecer, el entonces teniente coronel Seineldín (sí, el mismo) nos exigía estar alertas ante lo que consideraba "inminente bombardeo". Con ello, la comida empezó a escasear y pasamos a sobrevivir a puro café instantáneo. Para peor, a mí me enviaron solo a la antigua comisaría del pueblo, para recibir a los kelpers y consignar los datos de sus armas de colección casera. Con ese inventario, nuestros superiores irían casa por casa a confiscarlas.A la hora de pensar en comer algo, el oficial de una unidad de Bahía Blanca a cuyo cargo quedé, se excusó sin vueltas: "No sé nada, soldado. Eso deberían resolverlo sus superiores. Yo sólo le puedo ofrecer un lugar para dormir, en el piso del gimnasio de enfrente". Mis jefes estaban a 8 kilómetros, desentendidos de mi suerte. Recién al quinto día, cuando terminé mi trabajo, me mandaron caminando, bastante más flaco, a reunirme con mis compañeros. A ellos no les iba mejor: las ventanas del vivac habían sido tapiadas y buscar la morocha no era lo más recomendable en la penumbra, que metía miedo y cubría el suelo esponjoso.En mayo, ya de regreso a Comodoro Rivadavia (el destino de mi servicio militar obligatorio), me sorprendió la cantidad de ayuda que había quedado acovachada en el Comando de Infantería y jamás fue enviada a las islas: medias largas, gorros y guantes de lana, pulóveres tejidos a mano, conservas, chocolates Aguila, remedios, cartas "a un soldado de la Patria" desde todo el país y esa hermosa guitarra acústica, impecablemente lustrada y con estuche nuevo, que un suboficial principal se llevó a la casa, como botín de la guerra en la que no participó. "¡No se mira, ni se toca ni se pregunta nada, recluta!", era la orden para los soldados.



Publicado en Clarin el 3/05/05

domingo, 23 de diciembre de 2007

SALUD Y DERECHOS HUMANOS: EL CASO DE LOS VETERANOS DE LA GUERRA DE MALVINAS

SALUD Y DERECHOS HUMANOS: EL CASO DE LOS VETERANOS DE LA GUERRA DE MALVINAS

(Maria Alejandra Silva )
1. Introducción:
La guerra constituye un hecho traumático para la sociedad en general . Es un suceso extraordinario que siempre deja secuelas, como indica la Organización Mundial de la Salud. Genera daños irreversibles, físicos y psíquicos y sociales, tanto en las personas que participan directamente como en el grupo familiar. De modo que la vida de estos jóvenes, tuvo un parangón en un antes y después de la guerra en la salud, en su inserción social y significó una carga emocional importante para quienes participaron en ella, la relación con su familiares, amigos, conocidos, dió un vuelco radical, con la pérdida de la guerra, ya no se lo consideraban héroes, sino que eran vistos y condenados simbólicamente por la sociedad, dándoles la espalda y evitando hablar sobre este suceso. En ese sentido cabe rescatar las palabras de un soldado:

“Imagínate que en cada uno de nosotros hubo 3(tres) personas diferentes. Hubo un Eduardo antes de Malvinas, que fue otra persona durante la guerra, y hay un Eduardo que vuelve. ¡Yo no soy el mismo que era antes! “ (Eduardo, 2006)

Sin embargo, pareciera que hasta el momento es difícil comprender que “La salud es un derecho humano y parte fundamental del derecho a la vida, así como un deber del Estado”, el cual ha sido negado a los protagonistas de dicha contienda. En ese mismo sentido, paradójicamente se suele hacer “memoria“ sobre la historia de vida de los que sufrieron la violación de los derechos humanos durante la ultima dictadura militar dejando al costado la historia de estos jóvenes que en su mayoría solo tenían 18 años de edad, cumpliendo el servicio militar obligatorio.
Asimismo, las políticas “públicas” destinadas a este grupo social fueron en su generalidad insuficientes, siendo las políticas sociales las menos consideradas. Por el contrario, lo que predomina es un halo de retórica política que hizo y hace erupción en fechas patrias, como un tema de rigor. Por el contrario, los derechos conseguidos por los VG de Malvinas han sido fruto de su lucha, reclamo y trabajo con la comunidad, pero nunca han sido otorgados por la sola decisión de algún político de turno.
No solo es la experiencia misma (la guerra) lo que le da una jerarquía distintiva a este grupo, sino el hecho que su reclamo y demanda hacia Estado tiene raíz en una exigencia que este último les hizo en el pasado: ir a una guerra para defender su soberanía (en este caso recuperarla). En palabras de Guber:

”La guerra constituye, en efecto, la donación máxima de un familiar y la expresión más evidente de la desigualdad implícita en esta reciprocidad supuestamente igualitaria entre Estado y sociedad”[1].

Claro, este implícito genera responsabilidades del Estado hacia a aquellos a los que se pidió su sacrificio o, en su defecto, a sus allegados más próximos o principales afectados por las secuelas que quedaron por este “pedido” del Estado:

“Pero el Estado debe compensar al ciudadano herido o a los parientes del muerto por haber tomado un hijo, un esposo o un padre de esa familia. Y si se trata de un herido, las Fuerzas Armadas tienen la obligación de garantizar tratamiento médico y psicológico por el tiempo que sea necesario”[2].

Estas atenciones se vuelven un deber del Estado – cualquier sea el gobierno de turno que lo dirija – hacia a aquellos a quienes ordenó incursionar en una operación bélica (en el caso de los militares de profesión) o a los que impuso una “carga cívica” (en el caso de los conscriptos) (Vázquez y Silva, 2006).
Con respecto a los veteranos de guerra argentinos, más allá de que no contaron con una asistencia psicológica e incluso médica, se produjo en torno a ellos un vacío social, como así también un proceso de desmalvinización por parte de las autoridades.
Este concepto fue acuñado por el politólogo francés Alain Rouquie y fue utilizado en diferentes simposios desde junio de 1982.[3]
El fenómeno de la “desmalvinización” fue pensado y dirigido por la dictadura, pero no fue revertida en democracia. Comenzó con la visión de un conflicto bélico, como la guerra, despojado de sus principales actores, silenciando a los soldados apenas volvieron al continente. De esa forma los soldados se convirtieron en víctimas de la dictadura, de la guerra y del silencio[4].
En ese proceso intencional sostenido en el tiempo, la salud ha sido una de los temas mas afectados, como a continuación se detalla

2. El derecho a la salud en la guerra de Malvinas: muchos desafíos y pocas respuestas
La cobertura medica y la organización sanitaria ya había sido una falencia a la hora de planificar la guerra. Existe documentación que indica la falta de previsión medico-sanitaria durante la misma guerra de 1982. Por un lado, en el marco del 10° aniversario de la guerra de Malvinas, los tenientes coroneles médicos Enrique Mariano Ceballos y José Raúl Buroni publicaron un libro denominado La medicina en la guerra de Malvinas, que fue editado por el Círculo Militar. Por otro lado, el Informe de la Comisión Rattenbach establece en su capítulo III que:

“...el procedimiento adoptado por la Junta Militar para preparar a la Nación para una guerra contradijo las más elementales normas de planificación vigente en las Fuerzas Armadas y en el sistema nacional de planeamiento” (Comisión Rattenbach, 2000).

Los doctores Enrique Mariano Ceballos y José Raúl Buroni publican el libro “La medicina de la guerra de Malvinas” en 1992, señalando en las conclusiones “este análisis critico ha costado gran sacrificio y dolor para vencer la resistencia de los que no quieren escuchar, en contraposición a ello hemos observado que el enemigo realizó en diciembre del mismo año de la guerra un simposio en que evaluó aciertos y errores.”
Los autores no solo describen los sitios donde se desarrolla el conflicto y las armas y equipos de combate utilizados, sino que le suman la situación táctica que coloca a la Argentina en una situación desigual frente a Gran Bretaña, y los aspectos geográficos del clima y el suelo que juegan en contra de dicha situación. Luego indican la doctrina de la sanidad, cada uno de los problemas de logística y las lecciones que ha dejado la guerra. Dentro de los problemas de logística sanitaria cabe señalar los 5(cinco) aspectos mas importantes:
En primer termino, luego de finalizada y consolidada la recuperación de las islas el comandante terrestre contaba con 4.000 efectivos y no disponía de atención médica hospitalaria, por lo que día 5 de abril le ordena al Director del Hospital Militar Comodoro Rivadavia (a 1.000 Km. De la isla) trasladar todo el personal y el material a la isla. Un elemento exclusivamente de guarnición se transformó en la instalación de sanidad de campaña improvisada mas importante en la zona de combate: el Hospital Militar de Puerto Argentino. Este se ubico a partir del 10 de abril en un edificio de dicha ciudad, comenzando a funcionar el 12 de abril, estando completo su personal al día 3 de junio. En ese momento constaba de 122 efectivos: 45 médicos, 4 bioquímicas, 2 farmacéuticos, 26 enfermeros y 25 soldados. Esta conformación es ineficiente, pues faltaban instrumentistas que ayuden a los cirujanos y psiquiatras en el frente.
En segundo lugar, existían puestos de socorro limitados en su accionar en la isla Gran Malvina.. El de Bahía Fox carecía de capacidad quirúrgica y el de Puerto Howard disponía de una muy limitada capacidad. Ambos quedan aislados el 21 de mayo cuando se produce el desembarco ingles en San Carlos.
En tercer lugar, recién a partir del 1 de junio se pudo disponer en la zona de combate de 2 buques hospitales denunciados e identificados según las normas de la convención de Ginebra del 12 de agosto de 1949. Eran los buques de la Armada “Bahía Paraíso” y “comandante Irizar”. Se presentaron numerosas dificultades y dudas en el montaje y organización de los mismos porque la armada no tenia experiencia[5].
En cuarto lugar, la cadena de evacuación sufrió serias dificultades porque: a) los heridos debían ser transportados a pie a veces durante varios Km., desde las elevaciones, por la dificultad de llegada de vehículos; b) la imposibilidad de vehículos terrestres por la falta de caminos y la detección de los mismos por las tropas enemigas, c) la mayor parte de las bajas fueron nocturnas en virtud de la hora en que se producían las acciones, d) la geografía impuso la instalación de los puestos de socorro lejos del frente, e) el difícil empleo de helicópteros por el escaso numero disponibles, la falta de visores nocturnos y la perdida de la superioridad aérea[6]. El retardo de la evacuación es fundamental para evitar la mortalidad, pues existe “el periodo de oro”, que ocurre en las primeras dos horas debido a hematomas subdurales o extradurales, hemoneumotorax, ruptura del bazo o hígado, fractura de fémur o lesiones múltiples. En el caso de Malvinas, generalmente el herido de primera línea demoraba un promedio mayor a las seis horas para acceder al tratamiento quirúrgico.
Por ultimo, el rescate y evacuación del crucero Ara General Belgrano que es hundido el 2 de mayo fuera de la zona de exclusión tuvo serios problemas que impactaron en la vida y la salud de los VG. Los náufragos debieron permanecer entre 40hs y 44 hs. en las balsas, con temperaturas del agua entre los 2 y 3 grados C, con un viento de entre 90 a 108 Km. por hora, con el estado del mar con olas de hasta 6 metros y una sensación térmica de entre 7 y 10 grados C bajo cero.
Personal de la Armada emprendió una investigación a los efectos de determinar los factores que influyeron en la sobrevivencia del personal del crucero hundido. Las conclusiones mas importantes fueron: los inconvenientes mas numerosos fueron los originados por el frío y luego el estado anímico, y los problemas de medios mas importantes surgieron por defecto en los cierres, las pinchaduras y roturas de balsas, fallas en los botellones de inflado, falta del botiquín sanitario (elementos de curación, analgésicos, y comprimidos antimareos), falta de vengalas y falta de elementos de comunicación. Se observaron lesiones producidas por el frío en el 16% de los sobrevivientes, siendo que el 20% de ellos no tenia salvavidas. El 19% tenia dolores relacionados con heridas o decúbitos, otros tenían reacciones depresivas y alteraciones del sueño[7].
En el libro de los coroneles médicos se encuentran datos interesantes que a continuación se detallan:

Cuadro Nº 1 Mortalidad por 1.000 efectivos/año durante los conflictos modernos.

2da Guerra (americanos) 52; Corea (americanos) 43 ; Vietnam (americanos) 18; Malvinas (argentinos) 151.

Fuente: Ceballos y Buroni, (1992) en base a datos oficiales de Argentina y datos de la Segunda guerra, Corea y Vietnam tomados de Carey.[8]

En este cuadro se observa que la mayor tasa de mortalidad es la de la guerra de Malvinas, indicando que hubo una altísima densidad de fuego, siendo que la longitud del conflicto fue solo de 74 días.
Cabe aclarar que Ceballos y Buroni indican que es una de las pocas cifras que realmente permiten hacer una comparación entre distintos conflictos, pues depende de la densidad del fuego, y secundariamente de la calidad de atención medica. Incluso indican al final del libro que no se ha podido determinar las causas de la mortalidad por la falta de datos precisos, ya que no hubo personal especializado en la recopilación y análisis de los datos.
Durante la existencia del Hospital Militar de Puerto Argentino, del 12 de abril al 15 de junio, se internaron 1990 pacientes, teniendo relación con el combate solo 534 casos (el 26,83%). A continuación se detallan las afecciones diagnosticadas.

Cuadro Nª2. Patologías internadas en el Hospital Militar de Puerto Argentino discriminadas según su relación con el combate
AFECCIONES RELACIONADAS CON EL COMBATE
Heridos : 361 - 18,14 %
Pie de trinchera: 173 - 8,69 %


AFECCIONES NO RELACIONADAS CON EL COMBATE 73,27 %
Gastroenteritis: 156
Infecciones de la piel: 107
Lumbociatalgias: 60
Neumopatías: 56
Síndromes gripales: 45
Artralgias: 44
Anginas: 43
Micosis de piel: 42
Eritema pernio: 40
Quemaduras: 34
Otitis media supurada: 24
Síndrome stres-postraumático: 21
Infecciones urinarias: 19
Desnutrición: 14
Uñas encarnadas infectadas: 13
Hepatitis epidémicas: 10
Apendicitis aguda: 5
Otras infecciones: 723
Total: 1990

Fuente: Ceballos y Buroni, (1992) en base a datos oficiales de Argentina.

De aquí se desprenden las patologías psico-somáticas relacionadas al sufrimiento y el stress (gastroenteritis y apendicitis aguda), sumada a las vinculadas al sobreesfuerzo de la carga y descarga, la mala postura, el hecho de cavar pozos y/o tumbas (lumbociatalgias), mas las propias del frío y la humedad, las psicológicas y la desnutrición.
Un hecho a destacar es “la enfermedad desnutrición, llamada también edema de hambre o distrofia por falta de prótidos y grasas se produjo como consecuencia de una alimentación hidrocarbonada deficiente en calorías”. Para el caso del “pie de trinchera”, señalan que la desnutrición es un factor predisponente principalmente en la Isla Gran Malvina, donde se registraron 3(tres) casos de fallecimiento por esta causa.
En cuanto a los datos de los 361 heridos en combate, cabe indicar que el 70% de los mismos lo fueron por proyectiles de baja velocidad correspondientes a esquirlas de munición de artillería y de bombardeo aéreo, debido a las características de esta guerra en que predominaron los fuegos aéreos y navales. A continuación se detallan los mismos:

Cuadro Nª 3: Heridos de armas de guerra atendidos en el Hospital Militar de Puerto Argentino.
Rango
Oficiales: Esquirlas 15 ; Bala: 3; Expl. 0; Total 18; Porcentaje 5,00%
Suboficiales: Esquirlas: 57 ;Bala: 12; Expl.: 5 ;Total: 74 ; Porcentaje: 20,50%
Soldados : Esquirlas: 184; Bala: 68 ; Expl. 17 ; Total: 269 ; Porcentaje: 74,50%
Total: Esquirlas: 256 ;Bala: 83 ; Expl. 22 ; Total: 361; Podentaje: 100.0 %

Fuente: Ceballos y Buroni, (1992) en base a datos oficiales de Argentina.

En este cuadro se observa que fueron afectados de manera diferente los soldados y los oficiales, siendo los primeros los mas vulnerables.
Otro aspecto importante señalado en el estudio publicado por los coroneles médicos Ceballos y Buroni es la respuesta psicológica a la agresión bélica. En ese sentido cabe destacar que, como afirman en dicho escrito:

“la diversidad de agresiones que se sufren durante el combate imponen un desgaste psíquico y físico tan grande, que cualquiera, por mas racional que sea el curso de su pensamiento y su fortaleza psíquica, puede ser vulnerable y susceptible de proceder con conductas desorganizadas y trastornos emocionales. (López Ortiz, 1986)”

No obstante, cabe señalar que no todos se ven afectados de la misma forma porque el soldado concurre al combate con el aporte de todo lo que tiene de persona: su educación, sus creencias religiosas, su fortaleza o debilidad física, su voluntad, sus temores, sus amores y sus planes de futuro. Todo esto puede permitirle o frenar la elaboración de la agresión.
Las respuestas anímimicas observadas en Malvinas pueden agruparse en: reacciones de huida, trastornos psíquicos por desnutrición, despersonalización y pánico.
Dentro de las reacciones de huida se observan las lesiones auto infligidas, las consultas medicas de males insignificantes (dispepsias, prótesis dentales dolorosas, etc.), el robo de tarjeta de evacuación. En otros casos eran crisis catatónicas, mutismo o crisis de llanto.
En Malvinas, al igual que en la Primera y Segunda guerras Mundiales, se ven las consecuencias orgánicas y psíquicas de la desnutrición. Lo mas notable es la letargia mental y psíquica, caracterizada por el sueño profundo y fatiga psíquica y mental, perdida del poder de concentración y perdida de memoria de los sucesos recientes.
Respecto a la despersonalización se observaron en las inmediaciones de Puerto Argentino, soldados presa de una especie de trance, semejante a un "fuga"”epiléptica, que concurrían a revolver recipientes para residuos y comer lo que allí encontraban, con desubicación en el tiempo y en el espacio, que se marchaban a la deriva por el campo, y con una posterior perdida de memoria de lo que había sucedido, a los que el resto de los soldados llamaban “los mutantes”.
Otra reacción fue el ataque de pánico. El Pánico es el miedo excesivo que produce reacciones descontroladas en las áreas del pensar y actuar. No se presta oídos al jefe y cada uno cuida de si mismo sin miramiento por los otros, el grupo se desintegra. Cuando se los detecto fueron aislados y evacuados porque sucede una reacción en cadena, como fue descripto en otras guerras.
Sin embargo, durante los días del combate en Puerto Argentino se observaron numerosos casos de pánico, esta vez contagiosos, que se evidenciaron como: huida despavorida, colocación en posición fetal y cubiertos totalmente por ropa, estado e inmovilidad durante horas, etc.
En el documentos se indica que lamentablemente no se contó con personal instrumentista (que ayudaran en las cirugías), ni con psiquiatras en el frente, como ya se acostumbraba en otras contiendas.
Dicho documento histórico constituye una antesala de lo que sería la red de contención médico-psicológica en el retorno al continente y la posguerra.
3. La posguerra: la salud no es un derecho humano alcanzable por los Veteranos de Malvinas
Se observa que a pesar de haber estado poco tiempo en un conflicto bélico (74 días), son muchas las consecuencias físicas y psíquicas en los ex soldados. Expuestos a hambre o frío (86%), bombardeos, ,agua (72%), a explosivos (64%), esfuerzos físicos (66%), ruidos (81%), a riesgo de muerte (84%).
Por lo tanto, para modificar las condiciones de salud y este perfil de morbi-mortalidad, deben realizarse cambios sociales (políticas para favorecer el aumento de puestos de trabajo con salario digno, posibilidad de ingreso y buena calidad en los niveles educativos y servicios de salud, ejercicio de la ciudadanía con equidad y responsabilidad).
De modo que la actividad de la salud publica no puede ser eficaz, y en algunos ocasiones, imposible de conseguir, a menos que se trate de influir en esas condiciones.

“El Derecho a la Salud mucho más que el derecho a la atención médica. La salud es un derecho humano y parte fundamental del derecho a la vida, así como un deber del estado. Visualizamos el Derecho a la Salud a nacer, crecer, desarrollarnos y finalizar nuestro ciclo saludablemente en un ecosistema saludable. El Derecho a disfrutar saludablemente nuestra vida cotidiana” (Payán Gómez y Monsalvo, 2005)

De modo que este derecho a la salud es lo que les fue negado a los veteranos de Malvinas.
Esto se constata en las manifestaciones del dirigente Rubén Rada a la BBC en el 2002 quien dice:
“a muchos de los que después fueron considerados "locos de la guerra" les resultó traumático ese brusco retorno, fundamentalmente por la falta de empleo y contención. Algunos se aislaron o cayeron en la depresión, el alcohol o la droga porque no tenían trabajo o una familia que los respaldara. Algunos contrajeron el SIDA o terminaron presos" (Rubén, 2002).

Existen antecedentes que indican la magnitud del problema. Por un lado, en la provincia de Buenos Aires, en el año 1995 se realizó una encuesta que permitiera un diagnóstico de situación de las condiciones de vivienda, empleo, educación y, particularmente, del acceso a la salud en una muestra de 500 encuestas de la población objetivo realizada en la Región sanitaria VI (en los distritos Quilmes y Avellaneda).
Otro antecedente es relatado por Alejandra Ruiz López , Médica Psiquiatra y Docente del Departamento de Salud Mental de la Fac. de Medicina. Univ. de Buenos Aires que se desarrolla en el año 996 (a los 14 años de la guerra) trabajando con “Voluntarias por la Patria”.

“Eran ellas las que recibían las demandas de los soldados quienes, terminada su conscripción, volvían a la vida civil. Estas demandas eran de tipo social o laboral: pedían trabajo, préstamos, casa, a veces un oído atento que escuchara sus preocupaciones. En general las Voluntarias conseguían satisfacer las demandas, pero sólo en el corto plazo, pues muchos veteranos abandonaban los nuevos puestos de trabajo, los prestamos pronto se malgastaban y los matrimonios se rompían una y otra vez generando situaciones familiares muy difíciles”

Esto también es resalta por una hermana de un veterano. En un primer momento se derivaron muchos puestos en la administración pública, que compensaban la actitud discriminadora de los empresarios del sector privado. Pero este impulso también fue perdiendo vigor a medida que el desempeño de los nuevos empleados era opacado o frustrado por factores psíquicos o físicos de posguerra. Un testimonio significativo es el de la hermana de un VG: mi hermano Juan Carlos no quiso volver a casa, se quedo a vivir en una pensión en Buenos Aires y trabajaba en la empresa estatal de teléfonos. Se despertaba de noche, comenzaba a gritar y se ponía el uniforme. Por eso toda los vecinos de la pensión venían a calmarlo. Después fue a un psiquiatra, pero este profesional lo dopaban tanto que a la mañana los compañeros le marcaban la tarjeta y después tenían que ir a buscarlo, lo despertaban, lo bañaban y le daban café” (Maria Alejandra, 2006)

La Dra. Ruiz López declara “No sabíamos por entonces demasiado a cerca de los trastornos emocionales relacionados con el trauma. Nuestros veteranos presentaban reiterados fracasos sociales y familiares, imposibilidad de logros y éxitos en la vida, conductas agresivas, aislamiento y dificultades de integración. Ningún doctor les merecía suficiente confianza como para preguntarle por estas cosas. Más bien, estos rasgos eran vividos como exacerbación de las modalidades personales, como producto de su educación e idiosincrasia. Sin embargo muchos de estos síntomas se pueden analizar desde la óptica de una falla neurobiológica, con la correspondiente cascada de cambios bioconductuales, producto del trauma o bien como la respuesta de un aparato psíquico que ha perdido su capacidad de poner nombre a la vivencia traumática, por ser ésta tan intensa que carece de representación”.
Hacen un estudio comparativo de 6 meses de duración, durante el cual los veteranos recibirían una terapia grupal, centrada en los incidentes críticos, tendiente a verbalizar los contenidos referidos al trauma (no recibirían durante ese período ningún otro tratamiento)
La muestra estuvo constituida por 22 veteranos de guerra que aceptaron participar en este estudio piloto. Sus edades oscilaban entre los 32 y 34 años, salvo uno que tenía 55. (Médico, había participado como oficial en la contienda a los 41).
Tomaron la Escala de Actividad Global, Eje V del DSM IV que nos da una idea general de capacidad de interactuar del sujeto. Con el fin de evitar el sesgo que implica la subjetividad, dos evaluadores estimaban, por separado, el nivel de cada paciente y se adjudicaba el promedio de los dos números obtenidos. La comorbilidad fue evaluada según el DSM IV
En comorbilidad se observa que En el gráfico 2 observamos que al iniciar el tratamiento mas del 70% de la muestra presentaba trastorno relacionados con el descontrol de los impulsos, trastornos de ansiedad (incluido stress postraumático) o trastornos del estado de ánimo, pero en los 6 meses hubo cambios positivos, como se observa a continuación:.

Cuadro Nº4: Cambios a nivel de los trastornos de la salud mental antes y después de la intervención profesional:
Inicio: T ansiedad22% - T facticio 5% - T C substancia 14% - T control impulsos 26 % - T adaptativo 5%
6 meses: T ansiedad 9% - T facticio 5% -TC substancia 5% - T Control de impulsos 13% - T adaptativo 5%
Fuente: Elaboración propia en base a Ruiz Lopez (2001), Estrés postraumático enmascarado, Bs.As.

En el nivel de actividad global implica que se pasa de puntuación. De indicar: “síntomas moderados como afectividad aplanada, crisis de angustia ocasionales y dificultades moderadas en la actividad social laboral o escolar”, se pasa a un puntaje que indica: “síntomas leves como esporádico humor depresivo o insomnio ligero, con pocas dificultades en la actividad social o laboral, en general buen funcionamiento incluyendo la presencia de relaciones interpersonales significativas.” Sin embargo esta experiencia es limitada en el tiempo, el espacio y el grupo de beneficiados. No obstante señala los problemas de salud que se vinculan directamente con lo laboral.
Estos problemas de salud efectivamente afectan la reinserción laboral en un contexto social marcado por los problemas de empleo como es el caso de Argentina y específicamente Rosario. En ese sentido cabe rescatar las declaraciones del veterano rosarino Jael Báez:

“Nosotros tenemos un alto índice de desocupación, más del 70 por ciento y estamos hablando de una población tan chica como esta. Con el trauma que había después del conflicto, encontrarse con la realidad y enfrentar a la vida, encontrarse con la desocupación... muchos casos de quite de vida tienen que ver con eso (Joel, 2006)

En el periodo 1996-1998 se comienza un relevamiento nacional desde PAMI para luego orientar las políticas, que nunca se hace realidad. El mismo abarca las provincias de: Córdoba, Lanus (Bs. As.), La Rioja, Mendoza, Rosario (Sta. Fe) y Villa Ángela (Chaco), pero queda incompleto e inconcluso. Sin embargo cabe rescatar algunos datos:

Cuadro Nº 5: La salud de los VG Antes y después de Malvinas. Año 1996/98.
Trastornos Antes En Malvinas Después Hoy (1998)
Metabólicos: Antes 0% - En Malvinas 0,3 % - Despues6,6 % - Hoy 8,3 %
Digestivos: Antes 0 % - En Malvinas 3,3 %- Despues 21,3 % - Hoy 21,3 %
Hipertensión Arterial: Antes 0 %- En Malvinas 0 % Despues 3,3 % - Hoy 11, 5 %
Cardiovasculares: Antes 0 % - En Malvinas 1,6 % - Despues 3,3 % - Hoy 3,3 %
Osteomusculares: Antes 4,9 % - En Malvinas 23 % - Despues 27,9 % Hoy 32,8 %

Fuente: BORINI, M., GONZALEZ TREJO, C., SOLANO, M. & MADRID, M.E. (1999)

Otro estudio reciente fue hecho en el 2004 por el Lic. Alejandro Enrique de la provincia de Entre Ríos. En su estudio constata que los VG tienen mayor sensibilidad para ser afectados por sentimientos negativos tales como ansiedad, enojo y situaciones estresantes que se manifiesta en desajuste e inestabilidad emocional, pensamientos negativos, baja participación
Social, baja autoestima. Muchos presentan stress postraumático (PTSD) según el DSM-IV.
Los criterios que establece el DSM-IV (American Psychiatric Association, 1995) para el diagnóstico del PTSD identifican tres grandes grupos de síntomas, teniendo en cuenta que previamente debe haber existido exposición a un evento, caracterizada por muertes o amenazas para la integridad física propia y de los demás y una respuesta de desesperanza, temor u horror intensos ante este evento:
1.- Reexperimentación del evento traumático a través de recuerdos reiterados o pensamientos intrusivos y sueños de carácter recurrente que provoquen malestar clínicamente significativos. Keane, Wolf y Taylor (1987) plantearon la posibilidad de reproducir los síntomas del síndrome en laboratorio, exponiendo a los individuos afectados a estímulos traumáticos auditivos o visuales. 2.- Evitación de estímulos asociados al trauma como pueden ser los esfuerzos para evitar pensamientos, sentimientos o conversaciones sobre el evento traumático, esfuerzo por evitar lugares o personas que motiven el recuerdo del trauma, reducción del interés o participación en actividades significativas, sensación de desapego, restricción de la vida afectiva, entre otros. 3.- Aumento de la activación con síntomas tales como dificultades para conciliar y mantener el sueño, irritabilidad, dificultades para concentrarse, hipervigilancia.
Sin embargo no solo se ve afectado el veterano, sino que también su familia sufre la guerra como a continuación se describe..

4. Las secuelas en salud y su impacto en la familia:
Un capitulo aparte y muchas veces oculto es el daño sufrido por los padres de los veteranos. Rubén, presidente del Centro de Excombatiente de Rosario dijo:

“Mi padre es uno de ellos, pues en silencio lloraba por no saber que hacer conmigo, engrosa la lista de padres que han muerto a causa del sufrimiento, dicen que mi padre murió porque lloraba en el pasillo, no podía mostrarle a mi madre que estaba mal y se iba al fondo a llorar. Porque nuestros padres fueron esponja, se llevaron todas nuestras broncas y lo absorbieron todo, tenemos muchos padres que fallecieron del corazón fueron un 15% los que murieron en los primeros 5(cinco) años”. (Rubén, 2006)

Otro caso es el de una madre, Lusminda del Carmen que dice:

“Ni remotamente se me hubiera ocurrido que mi hijo iba a ser uno de los soldados que con 18 y 20 años habían tomado Malvinas. Los días que siguieron fueron un silencio absoluto hasta el 14 de abril, que recibimos un telegrama escrito por Juan Carlos. Nos decía que estaba bien y que solo quería cigarrillos porque el dinero no le servia. Fue terrible recibir la noticia que tu hijo que esta haciendo el servicio militar obligatorio, injustamente fuera obligado a participar en una guerra. Desde ese momento no tuve mas noticias de mi hijo hasta el 15 de mayo en que recibo una carta. El recuerdo es espantoso, nose como decirlo, es una experiencia traumática sufrida por mi familia y mis amigos. Aunque también recuerdo y valoro la solidaridad de todos los que se comunicaban con nosotras...El sufrimiento de una madre no se puede describir, es terrible...Solo recuerdo el corazón comprimido y estar todo el día prendida a la radio para escuchar cualquier novedad, sobre todo cuando no tenés ninguna forma directa de saberlo, un teléfono u otro medio, para saber como esta, si esta vivo todavía” (Carmen, 2006)

Padres y madres fueron afectadas por este sufrimiento. Esto también se verifica en el mencionado relevamiento de PAMI que señala un 35,2% de padres fallecidos y un 16,6% de Madres fallecidas.
Pero hoy la familia continua estando afectada, ya que la falta de políticas de salud para los VG durante estos 25 años ha generado la aparición de nuevos problemas de salud en los hijos de ellos.
Por ejemplos en Rosario ha aparecido un caso de intento de suicidio de la hija de un veterano. Rubén Rada señala:

“Hace una semana ocurrió en Rosario algo que por ahí no pensábamos nunca que iba a ocurrir, el día domingo a la noche, la hija de un excombatiente de Malvinas que hace 7 años se arrojo del Monumento Nacional a la Bandera, tomaba un frasco de psicofármacos y terminaba internada en una clínica con una carta que yo la leí y me dio mucha angustia “papa, te extraño, te quiero ver, me voy con vos”. El compañero se llama Paz, subió, estuvo una hora y media para limar la reja y se tiró. A comienzo de esta semana, la hija de Paz también se quería suicidar. Entonces esta fue la luz amarilla que nosotros le dijimos al poder” (Rada, 2006)

Al finalizar el año 2006 en Rosario también hubo un intento de suicidio, al tiempo que continúan casos de alcoholismo, adicciones, embarazo adolescente y violencia familiar en presencia de los hijos. De modo que ahora los que sufren dicha falta de políticas durante 25 años, son los hijos que tienen entre 15 y 20 años de edad. Una madre de Rawson escribe:

mi esposo murió en un accidente de transito, aunque supongo que tuvo que ver con sus fantasmas...desde ese momento mi hijo bacón tiene problemas con la droga. Esto paso en el año 2000 y yo nose como hacer para que el chico deje la droga...La atención en los centros privados es muy cara, pero PAMI no me cubre este caso (Mirta, 2006).

El problema es de tal magnitud que padres, hermanos, esposas e hijos aun hoy carecen de herramientas y elementos que le permitan comprender y comunicarse con los VG porque no han recibido tratamiento psicológico ni asesoramiento al respecto.


5. Algunas reflexiones sobre salud y derechos humanos en los V.G.

Ni bien comienza la democracia, surge una ley que obliga a los empresarios a contratar a VG, pero los mismos incumplen dicha normativa. Un ejemplo es el del rosarino Daniel:

“trabajaba en un supermercado mayorista muy conocido en la ciudad y el país, sin que mis patrones supieran que había estado en Malvinas. Cuando otros VG fueron a dicho comercio a buscarme para que recibiera un beneficio de PAMI –e l bolsón de mercadería – los patrones se enteran y a los dos días me despiden”.

Sin embargo, la discriminación social y laboral continua. Muchos de ellos aun hoy ocultan su identidad. Negar la participación en la guerra de Malvinas para obtener y/o conservar el empleo no solo es patrimonio de excombatientes con poca escolaridad, sino que también alcanza a profesionales universitarios. Durante el año 2006, en una escuela secundaria de Villa Gobernador Gálvez (El Gran Rosario) durante la entrega de diplomas de fin de año una alumna le confiesa al profesor responsable de taller de integración audiovisual:

“Mi papa es medico y estuvo en la guerra de Malvinas, pero siempre nos dijo que no tenemos que decírselo a nadie.”(Belén, 2006)

En el sistema de salud han pasado los años y casi todo sigue igual pero los problemas de salud de los veteranos se agravan.

“Los profesionales en el año 82, 83, 84 hasta el 85 dijeron paren, porque la comunidad de VG cuando cruce los 40 años van a ser un desastre, y no se equivocaron. Tenemos mas de 450 suicidios. No le hicieron caso a los profesionales cuando le dijeron, hay que buscar una manera de calmar esto que esta viniendo.” (Rada, 2006)

Por un lado continúan los suicidios, y las estadísticas muchas veces son menores a los realmente existentes. La razón principal es que muchos casos se registran como accidentes, accidentes de transito y heridas auto infligidas por armas de fuego, que no fueron acompañadas por una carta de suicidio. Este hecho al fin de cuentas resulta ser un acto de compasión hacia los familiares que sobreviven al hecho. (Gerding, 2002).
Por otro lado el sistema de salud sigue mirando para otro lado. Cabe señalar que los VG comienzan a recibir atención en la obra social de la tercera edad (PAMI) durante los años 90 a causa de que comienzan a recibir las pensiones. Sin embargo en ese contexto, carecen de un programa especialmente diseñado para esta población joven que posee un perfil de morbilidad diferente al de los pacientes históricos[9].
Además continua la puja entre corrientes de la psicología y la psiquiatría. Recientemente en las jornadas de Capacitación del Dr. Dupen, surgieron disputas.
Una de las participantes, especialista en psicología en catástrofe, señalo que participo en Santa Fe para contener a los inundados del año 2003 observando que tal disputa entre paradigmas es un tema a debatir.
Otra profesional indico que hay otros medios para resolver los problemas de salud mental como el arte, la radio abierta, exposiciones de fotos, etc.
Uno de los presentes manifestó que “el abrazo” es muy importante en el ambiente familiar.
En la observación del encuentro se constataba “la disputa de poder” entre diferentes miradas del problema, intentando imponer su visión como la única valedera. En ese momento intervino una de las madres presentes diciendo:

“no importa el método, la escuela, si se apela a la hipnosis para revisar los recuerdos o se utilizada la técnica de pegarle al almohadón, lo que importa es que si esto va a movilizar a los profesionales que todos estos años estuvieron ausente, bienvenido sea”....”Interesa la finalidad, porque de esa manera pasaron 24 años y en Rosario, Santa Fe y muchas provincias como Misiones (donde vive mi hijo) no se ha hecho nada de nada con respecto a al salud integral”

Idea que fue reforzada por un excombatiente presente que contó que muchos compañeros se encuentran bien gracias a la asistencia de profesionales de diferentes escuelas. A lo que Dupen respondió:

“es tan importante la contención sea cual sea el enfoque porque sino aparece otro problema como la violencia familiar (con su madre, padre, hermanos, esposa e hijos), porque uno agrede al que mas se quiere.”

En esa misma senda, un excombatiente manifestó:

“me doy cuenta que soy agresivo, reacciono mal...no me callo, duermo poco, porque me aparecen imágenes de los combates, sobretodo el mal trato del suboficial que era mi jefe, que comía y a mi no me daba nada porque decía que yo tenia que cuidarlo afuera...”(Carlos, 2006)

A esto se agrega el olvido de la sociedad civil y los profesionales universitarios. Habiendo históricas Facultades de Medicina y de Psicología en la Argentina y la provincia de Santa Fe, hasta el momento no hay estudios del morbi-mortalidad, vigilancia epidemiológica o seguimiento sobre el impacto de la guerra en la salud bio-psico-social de los excombatientes y sus respectivas familias. En suma, a la deuda política también se le añade la deuda social argentina. ¿Hasta cuando? ¿Tenemos que esperar otros 25 años mas?


6. Bibliografía
II JORNADA DE CAPACITACIÓN PROFESIONAL PARA EL TRATAMIENTO AL VETERANO DE GUERRA, a cargo del Dr. en Psicología Alberto Dupen- Especialista en Neurosis Traumática Posguerra, organizado por el Centro de Ex Combatientes de Malvinas de Rosario, Rosario, 16 de mayo de 2006.
BORINI, M., GONZALEZ TREJO, C., SOLANO, M. & MADRID, M.E., (1999) (Manuscrito no publicado). La salud antes y después de la guerra. Proyecto de investigación y acción participativa para la salud de los veteranos de la Guerra de Malvinas. Buenos Aires: Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (INSSJP) División Veteranos de Guerra.
COMISIÓN RATTENBACH (2000): Informe Rattenbach, Buenos Aires, Ediciones Fin de Siglo.
ENRIQUE, L. (2004), Neuroticismo, extraversión y estilo atribucional en veteranos de guerra: una aproximación desde el estrés postraumático, Interdisciplinaria v.21 n.2 Buenos Aires jul./dic.
ENREDANDO (2006), Fuimos arrancando al poder político todos los beneficios que hoy tiene el combatiente: entrevista al Centro de Excombatientes de Malvinas de Rosario, Rosario, Santa Fe. Disponible en http://www.enredando.org.ar/
GUBER, Rosana (2005): De chicos a veteranos. Memorias argentinas de la guerra de Malvinas, Buenos Aires, IDES/Antropofagia.
Lopez Ortiz,M.A., Experiences with psychiatric patients in the Malvinas Islands Conflict. XXVI Congress of Military Medicin and Pharmacy, Marrakech, Morocco, 1986
Marincioni, E, Redondo, H, Genovart, R, Busto, E y Sagardia, J (1990), Supervivencia. El caso del ARA General Belgrano, Boletin del Centro Naval 107 (suplem 758-E-9): 23.
Programa Malvinas de la Dirección de Salud Mental de la Provincia de Buenos Aires, Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, Año 1995.
RADA, Ruben(2006), La salud de los excombatientes de Malvinas a 24 años de la guerra, Desgrabación de la conferencia dictada en el VIII Ciclo Anual de Ateneo Patología Comparada Coordinado por el Dr. Julio R. Piva y el Lic. Carlos Virasoro, MUSEO PROVINCIAL DE CIENCIAS NATURALES “F. AMEGHINO”, ciudad de Santa Fe, 1 de diciembre.
RUIZ LÓPEZ, Alejandra (2001), Estrés postraumático enmascarado, Mimeo, Buenos Aires.
Seitz (2002), Veteranos de la derrota, BBC de Londres, web site: http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/specials/newsid_1854000/1854258.stm
SILVA, Maria Alejandra (2006a), Vivir la Guerra de Malvinas desde “adentro”: una historia familiar, en la Sección Derechos Humanos, Boletín Virtual Enredando, Rosario, Santa Fe. Disponible en http://www.enredando.org.ar/
SILVA, Maria Alejandra (2006b), Humanizando el 10 de junio: los derechos de los excombatientes de Malvinas, en la Sección Derechos Humanos, Boletín Virtual Enredando, Rosario, Santa Fe. Disponible en http://www.enredando.org.ar/
SILVA, Maria Alejandra (2006c), Los excombatientes de Malvinas: derechos reclamados, derechos ganados y derechos adeudados, en la Sección Derechos Humanos, Boletín Virtual Enredando, Rosario, Santa Fe. web site: http://www.enredando.org.ar/noticias_desarrollo.shtml?x=30392
SILVA, Maria Alejandra (2006d), Salud de los Veteranos de Guerra de Malvinas: miradas, sentires y propuestas, Presentado en el VIII Ciclo Anual de Ateneo Patología Comparada Coordinado por el Dr. Julio R. Piva y el Lic. Carlos Virasoro, MUSEO PROVINCIAL DE CIENCIAS NATURALES “F. AMEGHINO”, ciudad de Santa Fe, 1 de diciembre.
VAZQUEZ, Juan Cruz y Maria Alejandra SILVA (2006): “Más de 350”. Políticas públicas y Malvinas”, I Jornadas de Ciencia Política-Universidad del Salvador, Buenos Aires, 13 y 14 octubre.
Ä Docente e investigadora Fac. de Cs. Medicas de la Universidad Nacional de Rosario. Herrmana del Veterano de Guerra Juan Carlos Silva que a los 19 (diecinueve) años de edad participa en la contienda en cumplimiento del servicio militar obligatorio.
[1] GUBER, Rosana (2005): De chicos a veteranos. Memorias argentinas de la guerra de Malvinas, Buenos Aires, IDES/Antropofagia, página 43.
[2] Ibidem, página 43
[3] Significaba entree otras cosas actuar como si el conflicto nunca se hubiera llevado a cabo y considerar a los soldados como ineptos o sea “chicos de la guerra”.(Gerding, 2002).
[4] Resolucion del Concejo Municipal de Rosario, 20 de febrero de 2007. Proyecto del Concejal Colono.
[5] Garcia, I, Las misiones de un buque hospital en las Malvinas, gaceta Marinera, 18 de noviembre de 1982, pag. 5.
[6] La evacuacion de los heridos del combate Darwin- Goose Green no pudo llearse a cabo, y todos ellos fueron atendidos por los britanicos en el Hospital de Campaña de Bahia Ajax.
[7] Marincioni, E, Redondo, H, Genovart, R, Busto, E y Sagardia, J, Supervivencia. El caso del ARA General Belgrano, Boletin del Centro Naval 107 (suplem 758-E-9): 23, 1990.
[8] Carey, M.E. Learning from traditional combat mortality and morbidity data used in the evaluation of combat medical care. Military Medicin 152: 6, 1978.
[9] No obstante recientemente hubo cambios en la gestión de PAMI (Subgerencia), debido al ingreso de la Dra. Gabriela Acevedo dedicada a dar respuesta a los problemas de los V.G. Señala que comenzaría con un relevamiento de la situación real de ellos mediante una encuesta socio-ambiental, una historia clínica médica y un diagnóstico de salud mental. Hasta el momento no se ha implementado el mismo en el ambito de la provincia de Santa Fe, habiendo comenzado en Chaco y Corrientes.

domingo, 16 de diciembre de 2007

Discurso por los 25 años

2 DE ABRIL DE 2007 – 25 AÑOS -

Señor Intendente Municipal, integrantes del consejo deliberante, autoridades educativas, bomberos voluntarios, autoridad policial, demás autoridades, publico en general

Hoy nuevamente nos encontramos en este sitio tan importante para los veteranos como para los familiares, motivados por el recuerdo de aquella gesta, aquel 2 de abril de 1982.
Malvinas, a lo largo de estos 25 años algunos confirman que fue una locura, manotón de ahogado y muchas cosas más. Todo eso se dijo y se dice de la guerra de Malvinas; por lo tanto lo único que hace es confundir y desorienta y por tal nos quita derecho e identidad como nación.

Si bien la batalla se perdió, no tenemos que tener vergüenza por haber defendido lo nuestro, es por allí que la mayoría de las personas no se acercan a compartir este día tan importante, porque no estamos festejando una guerra, sino estamos recordando y rindiendo homenajes a nuestros caídos.Nosotros sufrimos la guerra en carne propia, luego la post guerra, quizás más dura que la guerra misma.

No nos olvidamos que luchamos por nuestro país y nuestra bandera, el tiempo determino que fue un causa justa, que fue en defensa de nuestra soberanía, pero lamentablemente cada gobernante de turno le da la dirección que quiere con el fin de sacar réditos políticos, pero lamentablemente el rédito político se transformo a los largo de estos 25 años en costo para todos los que luchamos en las islas.

No es fácil demostrar a la gente lo que significa Malvinas, no es fácil llegar a la sociedad, no es fácil que crean, no es fácil que tomen conciencia y por sobretodo como hacer para manifestar y mostrar que aquello fue y es una Gesta y no una aventura.

Durante 20 años se conmemoro el día de Malvinas y honrando a nuestros muertos el 10 de Junio....., tuvimos hasta el año 91 en un silencio total y sin apoyo del gobierno nacional, luego en el 91 nos brindaron los primeros beneficios, una pensión de $ 145.-, salud, trabajo y vivienda, así rezaba la ley, lamentablemente la salud estuvo siempre ausente como la mayoría de los puntos, pero para el pueblo nosotros estábamos cubiertos.

Manejo político de los gobernantes, que siempre con la causa de Malvinas sacaron sus réditos, o nos olvidamos que la derrota le dio el empujón para la recuperación de la democracia que aun hoy día disfrutamos todos.
649 compañeros dejaron la vida por esa tierra, mas de 403 suicidios, y mas de 10.000 sobrevivientes que dejamos el corazón , la mente y el alma en la turba Malvinera, Los que vimos la guerra jamás dejaremos de verla, en la oscuridad de la noche, seguiremos escuchando las bombas. Los gritos y el olor del frente de combate.

De que valen las Medallas que nos otorgara el Congreso de la Nación, si las mismas no son milagrosas, no curan nuestras heridas, ni salvaron a nuestro camaradas que se suicidaron, ni dieron trabajo, vivienda, de que sirvieron sino vinieron acompañadas por leyes para protegernos, pero si le dieron un amplia repercusión, ya que a ellos los que nos otorgaron se sintieron hinchados de gloria, habían cumplido con el deber como gobernantes.

Nunca nos sentimos victimas, mi queremos que se nos mire de esa forma., todo lo contrario, creemos que fuimos elegidos para contribuir a una causa justa en la historia de nuestro país, por eso cuando se mezcla la gesta de Malvinas con lo sucedido en la dictadura militar no solo no lo aceptamos, lo repudiamos enérgicamente porque consideramos, que se nos falta el respeto a tanto sufrimiento y entrega y por sobretodo ensucian la memoria de los que dieron la vida por ese pedazo de tierra tan nuestro.
La guerra de Malvinas no tiene madres ni hijos que manifiestan, con piquetes y marchas por sus caídos, al contrario participan orgullosos cada 2 de abril, porque saben que los que dieron la vida en aquellos días lo hicieron en absoluta convicción y entrega, en muchos casos defendiendo la trinchera asignada hasta ultimas consecuencias. El enemigo necesito empeñarse al máximo para tomar una posición del soldado argentino. En guerra” siempre estuvieron decididos y convencidos por los que defendían y a todos ellos nuestro mayor respeto y gratitud permanente.
Sabemos de dolor, del miedo, de la incertidumbre, de las necesidades, de muchas otras cosas, pero lo que si estamos seguros es de saber que contamos con un gran apoyo incondicional de mucha gente, que año tras año nos vienen dando el apoyo moral y espiritual.
Son muchos los recuerdos que viene a nuestra mente, cuando comenzamos a juntarnos las frías mañanas del 2 de abril, los familiares y los veteranos les rendíamos un homenaje muy intimo y compartido por pocos, pero con el paso del tiempo aquellos que nos miraban desde la vereda del frente se acercaron y entendieron en parte lo que sentimos esta gran familia.
A 25 años queremos agradecerles a todas las personas e instituciones que durante el conflicto apoyaron a nuestras familias.
Como también hoy al municipio, comercios, amigos que nos brindaron apoyo en cada emprendimiento. A las instituciones educativas por abrirnos sus puertas para poder contarles a los alumnos nuestra experiencia de vida, a los medios de prensa locales, como así a muchos más, a todos aquellos que se acercaron a nosotros y en esto queremos hacer un reconocimiento para dos personas que después de una vigilia están a nuestro lado compartiendo cada momento, ellos son Ricardo Sorzana y Mauro Ponte.

A la Familia Giraudo y Carrascull queremos darles nuestros agradecimiento por haber compartido cada momentos en todos estos años, sentimos que a través de ustedes estamos con ellos y sin ninguna duda que desde el cielo nos están acompañándonos y que estarán orgulloso por todo lo venimos realizando y es por eso que jamás claudicaremos.

A nuestras Madres, Padres, Hermanos, Esposas e Hijos, por el aguante en estos años, por estar siempre cerca de nosotros apoyándonos en cada cosa que emprendimos, por comprendernos en nuestros días más difíciles, por las palabras de aliento constante, por no dejarnos caer. Somos concientes del esfuerzo que hacen a diario, y esto tiene un valor muy importante., es por ello que en este momento es muy difícil expresar con palabras nuestro agradecimiento.
Hay que resistir viviendo y recuperar la Soberanía Nacional. Impedir que los vende Patria, continúen subastando el país a capitales extranjeros. No hay que olvidar que las Islas Malvinas son argentinas y la Argentina también.
Para termina queremos que este 2 de abril, y a partir de hoy siempre, queremos que nos acompañen para decirle definitivamente NO A LA GUERRA, SI A LA PAZ CON MEMORIA, CON JUSTICIA, CON LUCHA Y COMPROMISO. Pero que sepan, que sepamos, que esto debe trascender todas las consignas, todos los discursos. Que es una tarea de todos, todos los días, para que la historia no sea una continua tragedia, y tengamos una oportunidad para la felicidad, una oportunidad para la Justicia, una oportunidad para la Paz.

Muchas Gracias.

Galeria de Fotos

Entrega de Medallas del Ejercito-Córdoba

Acto en Plaza San Martin



Cementerio de Darwin-Malvinas




Vista aerea de las Islas Malvinas








Acto 2 de Abril de 2007 - Aramburu;Porello;Osso;Carletti y Mayon

Marcha de Las Malvinas

Tras su manto de neblinas,
no las hemos de olvidar.
"¡Las Malvinas, Argentinas!",
clama el viento y ruge el mar.

Ni de aquellos horizontes
nuestra enseña han de arrancar,
pues su blanco está en los montes
y en su azul se tiñe el mar.

¡Por ausente, por vencido
bajo extraño pabellón,
ningún suelo más querido;
de la patria en la extensión!

¿Quién nos habla aquí de olvido,
de renuncia, de perdón? .
..¡Ningún suelo más querido,
de la patria en la extensión.¡

Rompa el manto de neblinas
como un sol, nuestro ideal :
"Las Malvinas, Argentina
sen dominio ya inmortal"

!Y ante el sol de nuestro emblema,
pura, nítida y triunfal,
brille ¡oh Patria!,
en tu diademala perdida perla austral.

Coro
¡Para honor de nuestro emblema
para orgullo nacional,
brille ¡oh Patria!,
en tu diademala pérdida perla austral.

Letra: Carlos Obligado - Música: José Tieri

Posguerra

Costos
Los 74 días en los que se recuperó la soberanía austral le infligieron a la economía argentina unos 7 millones de dólares, en los cálculos más conservadores, pero en el otro extremo las evaluaciones financieras trepan hasta los 15 millones, los cuales contribuyeron aún más al imprevisible futuro económico del país.
El 85% de los gastos fueron devorados por la compra y renovación de armamentos.
Desde el desembarco hasta la rendición, el dólar trepó un 120 %.
El bloque de la Comunidad Económica Europea sumó sufrimientos a las arcas nacionales, pero es evidente que las perdidas más importantes se produjeron en otro campo, y sobre suelo y sobre suelo no reconquistado.

Los caídos
La pérdida de vidas humanas en ambos bandos, pero principalmente argentinas, deja en evidencia la clara superioridad inglesa. Mientras Reino Unido tuvo, entre muertos y desaparecidos un total de 285 vidas, el total argentino, desgraciadamente fue de 625. en cuanto a los heridos el número de personas argentinas alcanzan las 926, en tanto que Reino Unido tiene un saldo de 777 personas heridas.
Relevamiento de veteranos de la provincia de Córdoba
El Centro de Veteranos de Guerra y Familiares de Caídos en Malvinas de Hernando, realizó un relevamiento en el año 1997 con el objeto de conocer la situación de cada veterano a 15 años del conflicto. Todo esto a fin de presentar un proyecto de ley provincial.
Se enviaron 735 encuestas de las cuales recibimos 358 respuestas, aproximadamente un 49%. Según los resultados obtenidos, el 90 % de los problemas físicos que presentaron los veteranos son en partes óseas, cadera, piernas, rodillas, pies, también manifestaron problemas de circulación, bronquiales , auditivos, visuales y digestivos.
A las conclusiones a al que arribaron es que existe una gran falta de apoyo brindado por la sociedad para la integración de los veteranos a la misma , debido a que no se tomó conciencia de que el conflicto bélica es un hecho que permanente que involucra a toda la sociedad y no se puede esperar que sea superado definitivamente. Hasta estos días por el olvido, 206 veteranos se suicidaron. esto pone a la Argentina en uno de los países con más alto porcentaje de suicidios de quienes participaron en una guerra.
El día después
Al finalizar las acciones bélicas, comenzó un período caracterizado por el desconcierto de los argentinos y una marcada intención de los adversarios de demolernos espiritualmente. Se desmenuzó, entonces un rasgo de nuestra idiosincrasia que fue producto de haber llevado al límite las emociones, las esperanzas y las tensiones.
La población argentina no vivió el drama de la guerra sino en una mínima medida. El 2 de abril la población reaccionó con una marcada adhesión a lo hecho y la defensa de las Islas Malvinas, pero siguió viviendo con normalidad todo tipo de actividades y acontecimientos deportivos, artísticos, etc.
Cambio de gobierno
Teniendo en cuenta el Estatuto de Reorganización Nacional que regia en ese momento, la Junta Militar era la autoridad que debía decidir la designación y el reemplazo eventual del nuevo presidente de los argentinos, pero el 17 de junio se vulneró dicho estatuto y se le solicitó al General Galtieri su renuncia. El 18 de junio asumió interinamente el General Saint Jean.
El 22 de junio la Armada y la Fuerzas Aérea se apartaron del gobierno y el Ejército designó al General Bignone como presidente, que asumió el día 1 de julio del corriente año.
El regreso de los prisioneros
Las tropas argentinas que cayeron prisioneras retornaron prontamente al país mediante buques argentinos y británicos que arribaron a Ushuaia, Punta Quilla y Puerto Madryn.
Los oficiales fueron retenidos por los británicos a efectos de usarlos como rehenes, llegando a Puerto Madryn el 14 de julio y tal como se hizo con los soldados, estos fueron aislados del periodismo.
La llegada de la democracia luego del conflicto
El verdadero dilema del nuevo gobierno democrático era hallar un modo efectivo para lidiar en esta cuestión con su legado patético. La guerra había acercado a las narices de todos el horizonte de la democracia.
Se creó la Comisión de Análisis y Evaluaciones de las Responsabilidades Políticas y Estratégicas Militares, que cuyos trabajos condujeron al decreto Nº 2971, ordenando el juramento de los ex comandantes y principales mandos militares del operativo.
Raúl Alfonsin era el nuevo presidente.
Desde el congreso hubo un ensayo de instalar una comisión investigadora. Esta era una idea de gente del partido peronista, pero que el nuevo presidente de la Comisión de la Cámara de Diputados, el radical Federico Storani hizo suya asumiendo el control de su contenido. Pero ni Alfonsin ni sus colaboradores deseaban hacer digerir, sencillamente, hasta extinguirse en la memoria. Así sucedió.
En mayo de 1986, el Consejo Supremo impuso a Amaya, Galtieri y Dozo, doce y ocho meses de reclusión, desnudando de esa discriminación del castigo el verdadero papel de instigador de la operación que había tenido en 1982 el entonces Comandante en jefe de la Armada.
Elegidos los ex comandantes como supremos culpables por sus propios pares, no había ya necesidad de someter a examen a las propias instituciones militares. De esta forma y de otras que llevaron adelante para tapar el tema de la guerra de Malvinas.
En los primeros años de democracia, los veteranos no pudieron contar con el apoyo mínimo como para superar el trance de la guerra, porque al brindar un reconocimiento q quienes lucharon en Malvinas, era también reconocer a varios militares que en ese momento estaban siendo juzgados.

Homenaje a Horacio y Fabricio


De Acuerdo a la Ordenanza municipal 90/98, en la cual el día 28 de Mayo se declara como “DÍA ESPECIAL DE RECORDACIÓN DE LOS SOLDADOS DE HERNANDO MUERTOS EN MALVINAS”
Desde nuestro Centro queremos hacerles recordar los acontecimientos de aquel día y brindarles nuestro reconocimiento.




LUCHA POR DARWIN Y PRADO DEL GANSO

El viernes 28 de mayo de 1982, se desencadeno, desde las primeras horas, el ataque británico tendiente a capturar los caseríos de Darwin y Prado del Ganso, la fuerza atacante , estaba compuesta por unos 600 hombres con apoyo de artillería, terrestre y naval , y apoyo aéreo. Los argentinos contaban con artillería terrestre y antiaérea y efectivos totales que oscilaban en unos 598 hombres del Ejercito y alrededor de 150 hombres de la Fuerza Aérea Argentina, aunque estos números no reflejan necesariamente la superioridad argentina, en vista del apoyo artillero y aéreo que tenían los británicos. El avance inicial británico fue resistido por las fuerzas argentinas.
La acción militar en Darwin y Prado del Ganso duró hasta la noche, con los británicos, habiendo conquistado mucho terreno y capturando algunos prisioneros, sufriendo las fuerzas argentinas bajas importantes y con un total agotamiento y reduciéndose sensiblemente la disponibilidad de municiones, que no se contaba con armas de apoyo y que las piezas de artillerías contaban con munición para tan solo dos horas de combate , pero así mismo la entrega de los soldados argentinos por defender la posición fue destacada por los ingleses.
Recordamos esta batallas por que en ella dieron sus vidas Fabricio Carrascull y Horacio Giraudo, luchando con heroísmo y sin quejas injustificadas, no obstante la sangre de nuestros compañeros y que hoy permanecen en las trincheras velando por nuestros derechos, nos imponen a vencer los desalientos pasajeros e incomprensibles, puesto que la razón y la justicia con imperativos supremos que así lo determinan.
Es por eso que brindamos un homenaje y reconocimiento ya que esta fecha muy cara a los sentimientos de nuestra sociedad, no pase desapercibida y que cada año se recuerde con el mayor de los respetos.
Las naciones y los pueblos que a lo largo de su historia han evidenciado grandeza supieron honrar el sacrificio heroico y abnegado de sus combatientes, aun en la derrota.









MALVINAS, NUESTRAS HUELLAS...
Huellas de esperanza , cumplimiento, honestidad, respeto...un poco de palabras que tal vez, puedan acercarse a los soldados, que siempre van a estar remarcados en las páginas de la historia Argentina, ellos... que desde lejos nos demostraban la fuerza y la valentía que ponían cubriendo una bandera, nuestra bandera... y ahora amigos, brindemos por ellos y que sus recuerdos estén siempre reflejados en el azul del cielo, la frescura de nuestros aires, y del cálido sol que resplandece cada día en nuestra tierra...

HERNANDO - NUESTRA CIUDAD


Hernando...
La ciudad de Hernando esta situada en la Pedanía de Punta del Agua, en el sector sur del Departamento Tercero Arriba, en la provincia de Córdoba, República Argentina.
Ubicada a 287 m. sobre el nivel del mar, dista unos 150 Km. de la capital provincial y 637 km de la Capital Federal.
Se halla sobre la ruta provincial Nº 6 y su zona de influencia abarca: Gral. Fotheringham, Punta del Agua, Las Isletillas, Pampayasta Sud y Dalmacio Vélez Sárfield.
La región donde se emplaza, fue concebida en la época de la conquista (1679) como merced real, al Sargento Bartolomé Rodríguez y fue llamada "Hernando de Pujio y Choé".
En este lugar se fueron estableciendo familias, para dedicarse especialmente al pastoreo, aprovechando la existencia de numerosas aguadas y una laguna más extensa.
En 1.909, cruzó la zona el Ramal del Ferrocarril que uniría Cruz Alta con la ciudad de Córdoba, quedando habilitada, en 1.912, la Estación Nº 21, que, según la tradición oral, se llamó "Los Choclos" y posteriormente Hernando.
Junto a esta estación, un grupo de casas, dio nacimiento a la futura "Capital Nacional del Maní".
Con el trabajo y el esfuerzo de los primeros pobladores, Hernando fue adquiriendo importancia como pueblo y la llegada de nuevas técnicas y servicios se hizo necesaria para el progreso y el bienestar de sus habitantes.
Corría el año1.917 cuando los señores Ricardo Ferreyra y César Pellegrini instalaron una usina eléctrica que fue adquirida luego por los señores Gardebled Hnos. En 1936, se hizo cargo la Compañía Central Argentina de Electricidad (C.C.A.E.) y, sucesivamente, Agua y Energía (breve período) y E.P.E.C. hasta 1959.

Historia...
En una visión hacia la joven historia de Hernando, es necesario recordar que los habitantes originarios de estas tierras fueron los indios pampas y comechingones. Cuando Bartolomé Rodríguez solicitó este paraje como Merced Real, en 1678, lo denominó "Pujio y Choe" -del quechua "Ojo de agua". Al dirigirse hasta el lugar, el enviado del gobernador constató que el territorio no poseía dueño y lo denominó "Hernando Pujio y Choe".

No obstante, el actual nombre de la Cuidad no encuentra afirmación rotunda sobre su origen. el trazado del Ferrocarril fue decisivo para el asentamiento de los primeros pobladores, al igual que otras localidades de la zona. En 1909 se inició la construcción de un ramal férreo para unir Cruz Alta y Córdoba, el cual pasada por la cercanías de la Laguna Hernando y en 1912 se instaló la Estación de Ferrocarril. Pocos años antes había comenzando la llegada de inmigrantes europeos -españoles e italianos en su mayoría-, quienes dibujaron el carácter agrícola y de esfuerzo en nuestra herencia. En 1912 se creó la primera Comisión Administrativa Municipal y el 11 de mayo de 1912 Hernando se municipalizó.
En 1913, cuando los Trinitarios llegaron a Dalmacio Vélez, a Hernando no era más que una pequeña reunión de casas.
Los Padres se trasladaban en sulki para celebrar la Misa una vez al mes, en un galpón preparado para ese fin hasta el año 1918. Desde entonces se celebró la Eucaristía todos los domingos y días de precepto, además de las novenas en un salón arreglado como capilla, hasta el mes de marzo de 1924 en el que se inauguró el templo dedicado a "San José".

Desde aquellos tiempos, la población fue creciendo y progresando con lo cual se convirtió en un importante centro de atracción en la zona. Hoy, el Museo Histórico, Galería de Arte y Biblioteca Estudiantil "Perito Moreno" resguarda interesantes bienes del patrimonio histórico del lugar.

Economía...
La zona de Hernando comprende un predio de 105.000 hectáreas, de las cuales 70.000 son destinadas a la agricultura y 30.000 a la ganadería, del resto, solo 2.000 se consideran improductivas. El suelo es arenoso-limoso y por su adecuada permeabilidad constituye un verdadero factor de riqueza para la explotación agropecuaria. Hernando ganó la designación de Capital Nacional del Maní por la abundante y excelente calidad de ese oleaginoso que se cosecha en la región, pero también se cultivan el maíz, sorgo, girasol y la soja en gran proporción. La ganadería, no menos importante en la economía regional, cuenta aproximadamente con 43.000 cabezas de ganado, en su mayoría de razas británicas. Por otra parte, la actividad comercial es variada y completa puesto que esta Ciudad es un importante centro urbano de una vasta región y la industria es otra alternativa de alto valor para el desarrollo regional. La magnitud y el flujo comercial de esta Ciudad han sido de alto porcentaje por lo que se ha constituido el Centro Comercial, Industrial y Agropecuario de Hernando y, al igual que la Sociedad Rural, trabajan para el fenómeno del comercio y la producción rural de Hernando y su región de influencia.

Historia y Geografia de las Islas

HISTORIA
John Davis, un navegante y explorador inglés, podría ser el primer europeo que avistó las islas Malvinas en 1592. En 1600, el navegante holandés Sebald Van Weert, llegó a las islas y les dio el nombre de islas Sebald, como aparecen aún en algunos mapas holandeses. El capitán inglés John Strong navegó por el estrecho que separa las Malvinas, en 1690, y lo llamó estrecho de Falkland por Lucius Cary, segundo vizconde de Falkland, de donde proviene el nombre inglés de las islas. En 1764, colonos franceses que provenían de Saint Malo (de ahí el nombre de Malvinas) se establecieron en la Malvina oriental, y los británicos lo hicieron al año siguiente en la Malvina occidental. En 1770 España compró la parte francesa y, en 1774, expulsó a los británicos con motivo del Tratado de Tordesillas. Argentina acabó con el dominio español en 1816 y reclamó la soberanía de las islas en 1820. Pero en 1833 Gran Bretaña retomó el control de las islas, que desde 1892 adquirieron el estatuto de colonia, y Argentina continuó reivindicando su posesión.
Las negociaciones que intentaban calmar la disputa por la soberanía de las islas comenzó a mediados de los años sesenta en el seno de las Naciones Unidas. En abril de 1982, cuando las conversaciones aún estaban en marcha, el ejército argentino invadió las islas y las ocupó durante diez semanas en un intento de zanjar el asunto por la fuerza. Los argentinos fueron derrotados por un destacamento especial británico y se rindieron formalmente el 14 de junio. Argentina continuó reivindicando la posesión de las islas, pero el Gobierno británico rehusó seguir con las negociaciones. En 1990 los dos países reanudaron las relaciones diplomáticas.
Economía y gobierno
La cría de ovejas y la fabricación de lana son las principales actividades económicas de las Malvinas. La lana es el artículo que más se exporta, aunque también salen de la isla cuero y otras pieles. Entre los artículos de importación se encuentran los productos alimenticios, carburantes, textiles, maquinaria y armamento. La Compañía de las Islas Falkland fue una empresa privada muy influyente en la economía de las Malvinas en la década de los ochenta.
Desde la Constitución de 1985, las islas son administradas por un gobernador británico y un consejo de diez miembros, de los que ocho son elegidos. Los otros dos miembros, el director y el secretario financiero, no tienen derecho al voto y forman parte de la junta directiva junto con tres legisladores y el gobernador, presidente de la misma.
GEOGRAFÍA
Las islas Malvinas, territorio insular reclamado por Argentina pero bajo soberanía del Reino Unido, están situadas en el sector meridional del océano Atlántico. Vientos fríos de gran intensidad soplan en sus costas durante todo el año, lo que impide el crecimiento de especies arbóreas.
Islas Malvinas (en inglés, Falkland Islands), es un archipiélago situado en el sur del océano Atlántico, al este del estrecho de Magallanes y al noreste del extremo sur de Sudamérica. Administrado como colonia británica, desde la creación de la República Argentina este país ha mantenido sus pretensiones territoriales sin conseguir que Gran Bretaña ceda el dominio efectivo de las islas. El estrecho de San Carlos (en inglés, Falkland Sound) divide las islas, unas doscientas, en dos grupos, uno al este y otro al oeste. La superficie total de las islas es de unos 12.173 km2.
Las mayores son la isla Soledad (East Falkland), con un área de 6.760 km2, y la isla Gran Malvina (West Falkland), con 5.413 km2. En ambos casos se incluyen las islas adyacentes.
Las islas Malvinas son una posesión británica que subsiste como territorio autónomo, y es uno de los últimos reductos del colonialismo europeo en América. Hasta 1985, Georgia del Sur (3.755 km2), una isla a 1.290 km al Sureste de las Malvinas, y las islas Sandwich del Sur (337 km2), a unos 750 km al Sureste de Georgia del Sur, fueron gobernadas como dependencias de las Malvinas. Sin embargo, una nueva constitución hizo que Georgia del Sur y las islas Sandwich del Sur se convirtieran en un protectorado británico separado de las Malvinas.
Territorio Geológicamente, las Malvinas son una parte de la Patagonia argentina, ya que están unidas al continente americano por una elevada meseta submarina. La isla Soledad, está dividida por dos profundos fiordos y atravesada al norte por Alturas Rivadavia (Wickham Heights), cuya máxima altura es el cerro Alberdi (Usborne Mount) con 705 m sobre el nivel del mar. El resto de la isla son tierras bajas y onduladas que forman pantanos y pastizales. La isla Gran Malvina, es una isla montañosa, especialmente en su parte oriental, donde se encuentran los montes Hornby. Estas montañas se extienden paralelas al estrecho de San Carlos, y su máxima elevación es el monte Independencia (Mount Adam), con 700 m sobre el nivel del mar. Las regiones bajas de las Malvinas están compuestas de arcillas, pizarra y arenisca blanda, mientras que en las zonas montañosas predomina la arenisca dura y la cuarcita blanca.
También se ha encontrado galena con un alto porcentaje de plata, enormes depósitos de turba y la arena, fina y blanca, es apropiada para la fabricación de vidrio. La temperatura media oscila entre 2,8º C en invierno y 8,3º C en verano. La humedad es muy alta, ya que se producen precipitaciones unos 250 días al año. Noviembre es el mes más seco. Los árboles son muy escasos, ya que el viento azota las islas constantemente. Los intentos de crear grandes plantaciones de árboles nunca han tenido éxito. En las accidentadas costas hay numerosos puertos abrigados. En la isla Soledad (East Falkland) hay un faro situado en el cabo San Felipe (Pembroke Cape), cerca de Puerto Argentino (Port Stanley), la ciudad más importante, que contaba con 1.329 habitantes en 1989. La población total de las islas en 1991 era de 2.121 habitantes.

Pelicula "Locos de la Bandera "